martes, 18 de agosto de 2009

Clínica de Regata para la tripulación del "ESPUMANTE"


Hace un tiempo atrás, Carlos, dueño del "Espumante", me había consultado sobre las
Clínicas de Regata que yo doy, con la idea de realizar una con su tripulación, que está formada por sus hijos, Tomás y Lucas, además de Vladimir, un tripulante histórico del barco, y Eduardo.

Lu
ego de varias charlas para definir que tipo de entrenamiento necesitaban, acordamos reunirnos este lunes 17 de agosto, aprovechando que era feriado, para hacer la primera clase introductoria, donde realizamos la primera parte de la puesta a punto del mástil y en forma teórica recorrimos todo el programa de actividades para las próximas salidas...



El sábado 22 de agosto, comenzamos a las 8 hs., con un
briefing donde repazamos la actividad del día, puesta a punto del mástil, vira-vira, toma de rizos y navegación al través con barber.

Cuando salimos al río lo primero que hicimos fue terminar la puesta a punto del mástil, navegando en ceñida para el ajuste fino, luego buscamos que el barco hiciera buena proa con velocidad, terminada esta etapa, empezó el entrenamiento con vientos de ceñida y vientos al través con barber, alternando con toma de rizos.

Al medio día
realizamos un breve receso para comer y recuperarnos, la tarde fue intensa aplicando lo visto a la mañana pero en esta etapa buscando que las maniobras fueran rápidas y efectivas.

El domingo 23, como estaba estipulado la jornada comenzo a las 8 hs., con un briefing en tierra donde repasamos la actividad que ibamos a entrenar, probar el pañol nuevo de velas, navegación con vientos francos con spinnaker, trabuchadas, arriadas de spinnaker por barlovento y por sotavento.

Cuando salimos al río esta vez navegamos con el pañol nuevo de velas para optimizar la puesta a punto, buscando buen ángulo de ceñida y velocidad, el resto de la mañana con las velas de viejas entrenamos en forma pausada ceñida, tirando bordes aplicando el concepto de prestada y negada, para después derivar una marca, izar spinnaker, navegar en franco y realizar trabuchadas, hasta virar una boya y volver a empezar, buscando que las maniobras fueran ordenadas.

Al medio día hicimos un breve paréntesis para comer algo liviano y recuperar energías, y a la tarde ya sobre un recorrido corto barlovento/sotavento aplicamos en situación de regata todos los conceptos que habíamos entrenado.

Las próximas semanas seguiremos con las otras clases de esta Clínica de entrenamiento...